Bitácora - Cannes a la Lovag

La ciencia ficción ancló el crucero

Sí señores, los titanes de la industria de la moda expusieron y declararon -de manera totalitaria y unánime- cuales son las tendencias para el 2016. Al parecer, la era espacial está en su auge.

Si con la colección crucero-ciencia-ficción de Ghesquière la idea no quedó anclada en nuestros cerebros, Raf Simons, con la colección crucero para Dior se encarga de poner el sello de control de calidad. La última colección de Dior, llevada a cabo en Palais Bulles -la casa de veraneo del padre del futurismo de los 50's y 60's, el gran Pierre Cardin- es la epítome ideal para resumir cuál es la corriente estética a seguir. Complicado de entender, ¿no?

El palacio futurista del diseñador Pierre Cardin, ubicada en las afueras de Cannes, más conocida como "Casa Burbuja" fue la visión y concepción del arquitecto húngaro Antti Lovag, cuya idea fue incorporar la villa al paisaje; tubos de concreto que simularan bulbos y esporas orgánicas que pulularan del paisaje. Lovag masterizó el diseño y el concepto siguiendo con los lineamientos estéticos que influenciaban los años 80's, la simplicidad circular de las cámaras simulan las cuevas en las cuales el hombre se refugiaba en los principios de la humanidad tal cual la conocemos. Él creía que el hombre se sentiría más cómodo habitando espacios que, de alguna forma, estuvieran en sintonía con los recuerdos innatos de esa era y manteniendo una comunicación más orgánica con la naturaleza del ambiente.

Pierre Cardin describe la casa como el cuerpo sensual de una mujer; un cuerpo que te envuelve, te protege de los elementos y te mantiene a salvo, con ciertos acentos y caminos al placer que alimenta los sueños y la meditación. Cardin mantuvo las formas redondas hasta en los dormitorios: las camas, los espejos y hasta las terminaciones de los muebles, todo es esférico y tiene su sello ya que él mismo se encargó de diseñarlo. 

T/Tbitácora